Share

Philippe Starck: la cara humana del diseño

Philippe Starck: la cara humana del diseño

Jennifer y Philippe Starck

En alguna ocasión, en un lanzamiento de Cassina en el showroom de Piacere en México, conversamos con el icónico diseñador francés Philippe Starck.

Una charla casual, en su lengua materna, como si fuéramos viejos conocidos, nos descubrió a un hombre cuya visión humanista es la base de su impulso creativo.

Con una vida desconectada de las noticias, sin radio ni televisión, Starck está dedicado únicamente a trabajar, y cuando no lo hace, dedica sus horas a lo que más le llena: hacer el amor con su esposa. “Evolucionar es nuestra responsabilidad al habitar este mundo y esto sólo se cumple a través del trabajo” –afirma Starck.

Se desenvuelve tranquilamente ante los invitados, tiene un sentido del humor muy afilado; como buen francés, es un conversador sin inhibiciones y bastante irreverente.

El tono y tópico de la plática lo dicta sin duda su visión como persona, el punto de vista del hombre más que sus creaciones. Percibo a Starck como un predicador visual, él se describe a sí mismo como un ser esencialmente político. En cualquier caso estas dos características son facetas de su espíritu anárquico, el que inspira su creación a partir de sus preocupaciones por las implicaciones de la huella humana.

a7c931819def8cfa629b80569b74c6f8ae0c2e18 Silla-Glow1

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tragedias ambientales, mutaciones contemporáneas, fantásticas nuevas formas orgánicas, su determinación por cambiar el mundo, su deseo por defender la inteligencia de la utilidad y la utilidad de la inteligencia hacen de él un filósofo contemporáneo que se expresa a través de la forma.

Es inspirador escucharlo, reflexionar sobre la antesala de sus diseños, ¿qué pasa por su mente al momento previo de comenzar a diseñar? Su respuesta son más preguntas: ¿quién lo usará?, ¿cuál es el papel en la vida de esa persona?, ¿en qué sociedad vive?, y finalmente, ¿qué civilización creó aquella sociedad?

244_myworld_8 244_myworld_9 244_myworld_6

 

244_myworld_1

Consciente de que la historia de la humanidad la formamos todos con nuestras manos, nuestras palabras y nuestras acciones, es un activista cuya materia prima es el corazón. Esto lo conduce a una concepción democrática del diseño, con implicaciones ecológicas. “Entre más eleves tu visión, serás más importante para la sociedad”. Para él, todos debemos tener una visión amplia del mundo para actuar como una sola raza con fines comunes, y así, poder dar y recibir de los demás. “Nadie está obligado a ser un genio, pero todo el mundo tiene que participar,” declara al tiempo que concluye nuestra charla con una enorme sonrisa.

Triptyque

Share post:

Leave A Comment

You must be logged in to post a comment.